¿Qué te preocupa?

image.png

El perfil y objetivos de las personas que acuden a mi consulta es muy diverso, y sus circunstancias personales también lo son.

 

Por ello, ante la llegada de un nuevo paciente, es necesario sentarse con él para dedicarle un tiempo, y de esta manera poder elaborar un plan conjunto lo más adaptado a sus condiciones. Las circunstancias que le han llevado a pedir ayuda a un profesional, son de enorme interés.

A la hora de iniciar un proceso, hay aspectos básicos que no se pueden dejar de lado, como la edad y el sexo, el estilo de vida, el estado de salud, etc., pero lo que nunca hay que olvidar, es que la persona que tenemos delante, viene en busca de apoyo y consejo a lo largo de un camino no exento de dificultades.

La dieta puede variar en el transcurso del seguimiento

Es primordial elaborar un plan de alimentación personalizado, que va a requerir la implantación de un proyecto inicial, que posteriormente, y a lo largo de las sucesivas consultas, se puede  ir modificando dependiendo de las necesidades y aspiraciones de cada uno. Además, el transcurso del seguimiento de un paciente no suele ser lineal, tiene desviaciones con las que hay que lidiar y poder llegar a consensos, para poder así afrontar las dificultades que surjan de manera que ejerza un efecto positivo en el proceso.

El éxito a corto, medio y largo plazo

En mi larga trayectoria profesional, he encontrado a muchas personas que creían imposible llevar a cabo el primer planteamiento de alimentación que les ofrecía, pero poco apoco, van comprendiendo el enorme beneficio que el cambio les genera, transformándose poco a poco la dificultad en gratificación. La evolución a lo largo del tiempo puede ser asombrosa, y muchos que se pensaban incapaces de lograr su objetivo, encuentran las herramientas y el ánimo para conseguirlo.

Muchos planes fracasan por falta de adherencia

Es fundamental generar una adherencia al plan marcado, por lo que para conseguirlo en ocasiones, es necesario plantear modificaciones. Hay quien necesita una dieta más rigurosa y estricta, porque le hace sentirse más seguro, otros en cambio precisan de una mayor flexibilidad porque les cuesta prescindir de determinados alimentos y si se los quitas, dificultan la continuidad.  Se trata de un proceso en el que van apareciendo obstáculos, pero que con un buen acompañamiento y asesoramiento, las posibilidades para lograr el objetivo marcado van a ser mucho mayores.

mi peso.jpg
diabetes.jpg
Hipertensión.jpg
molestias digestivas.jpg
fatiga crónica.jpg
sleep-1209288_1920.jpg