disbiosis.jpg

¿Qué es

la disbiosis?

La disbiosis es un trastorno en el equilibrio de la microbiota normal. 

El Test de Disbiosis Intestinal es un estudio muy completo y exhaustivo, para evaluar el estado funcional del aparato digestivo. 

¿Cuándo resulta conveniente realizarse un estudio de microbiota intestinal?

 

Las causas de una disbiosis son muy variadas: una dieta inadecuada, el estrés continuado, el uso de fármacos, el sedentarismo, etc., por ello, tratada adecuadamente, se puede llegar a mejorar e incluso a curar muchas patologías

 

Pueden darse cambios tanto en la cantidad, como en la variedad o en su distribución, lo que va a provocar alteraciones en la funcionalidad de la microbiota. 

 

A partir de una muestra de heces se valora la microbiota intestinal, su actividad metabólica, los marcadores intestinales y su composición.

 

Para poder detectar de forma adecuada y precisa el estado de disbiosis, es conveniente realizar un Test de Disbiosis Intestinal, que es el estudio más amplio y menos agresivo para evaluar el estado funcional del aparato digestivo.

 

Una disbiosis puede generar problemas de salud que pueden manifestarse de muy diferentes formas: inflamación de la pared intestinal, alteración del funcionamiento de sistema inmune de mucosas o aumento de la permeabilidad.

 

La identificación de rasgos de disbiosis bien definidos, proporcionará la información necesaria para poder desarrollar y diseñar estrategias precisas de reparación de un ecosistema dañado, con gran potencial terapéutico.

 

Las distintas patologías que con más frecuencia van asociadas a cambios en la composición de la microbiota intestinal serían:

 

En la esfera gastrointestinal

 

  • Síndrome de intestino irritable

  • Enfermedad inflamatoria intestinal: colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn

  • Estreñimiento

  • Enfermedad celíaca

  • Infección por Helicobacter pylori

  • Hígado graso no alcohólico

  • Cáncer colorectal

 

Otras áreas menos conocidas

 

  • Obesidad

  • Diabetes tipo 1 y tipo 2

  • Síndrome metabólico

  • Asma, alergias

  • Artritis reumatoide y otras enfermedades autoinmunes

  • Infecciones de repetición

  • Lupus eritematoso sistémico

  • Enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer, Parkinson…)


Estudiar específicamente la composición de esta microbiota y restaurar el desequilibrio, puede ayudar de manera decisiva a mejorar e incluso a corregir estas enfermedades.